Cómo saber si las lentillas están del revés

Lentillas del reves

¿Sabías que las lentillas tienen un lado derecho y un lado del revés? A menudo, se quitan de la caja y se colocan directamente en los ojos. Claro que, no siempre se ponen bien a la primera, lo que hace que haya que quitarlas y probar de nuevo. Así que, si quieres ponerlas siempre bien a la primera, ¡no te pierdas esta guía!

Guía | ¿Lentillas del derecho o del revés?

Lo cierto, es que a menudo los usuarios de lentillas no se paran a pensar si las ponen del derecho o del revés. Quizás, porque es algo que nunca se ha puesto sobre la mesa.

Pero el hecho de saber cuál es el lado bueno, te puede hacer ahorrar muchas lentillas al año. Además de que podrás disfrutar de ellas más cómodamente, sin que te molesten o te resulten más incómodas por haberlas puesto mal.

¿Qué tener en cuenta para acertar? Los siguientes tips:

1. Mira las lentillas desde los lados

Para saber si la lentilla está del lado derecho y del revés, prueba a mirarla desde el lateral. Pon la lentilla en la yema del dedo con los bordes hacia arriba y acerca la lentilla a la vista para verla claramente.

  • Si está del lado derecho, tendrá forma de cuenco / ovalada.
  • Si está en forma de V, estará del revés, con cantos hacia fuera.

Esta es la forma más frecuente de comprobar diariamente si la lentilla está del derecho o del revés. Si cuando la cojas y la coloques sobre la yema para ponerla en el ojo ves que tiene forma de cuenco, efectivamente ese será el lado bueno.

Si tienes dudas, vuelve a hidratarla y dale una vuelta para colocarla bien.

2.Test de la media luna

Otro truco para saber en un momento si estás cogiendo la lentilla por el lado bueno o el malo, pasa por hacer el test de la media luna. Para ello, coloca la lentilla entre el pulgar y el índice, en el centro. Ahora, aprieta un poco la lentilla, como si estuvieras tratando de doblarla a la mitad.

Con el borde hacia arriba, comprueba que tiene forma de media luna. Esto significa que la estás viendo por el lado derecho y podrás colocarla directamente, de forma segura en el ojo.

Si el borde apunta al exterior en vez de al dedo pulgar y al índice, ojo, la lente está del revés. Lo que tienes que hacer es volver a hidratarla y darle la vuelta.

3. Tinte de visibilidad

¿Sabías que algunas lentillas tienen un tipo de tinte de visibilidad? Es decir, el borde de la lentilla se ve con un tono azul o verde.

Este tinte no afecta en absoluto a la visión, pero hace que la lentilla se pueda agarrar de manera más fácil. Asimismo, hace que ponerla sea más sencillo, por eso algunas lentillas lo incorporan, para que se puedan poner más fácilmente a la primera.

Mediante este truco, podrás saber rápidamente si vas a colocar bien la lentilla. Si al ponerla sobre la punta del dedo te fijas en que el color es verde o azul, eso significa que está bien colocada. Pero si el tinte es ligero significa que la lentilla está al revés, por eso es importante que lo tengas en cuenta.

4. Echa un ojo a las marcas de láser

Hay lentillas que vienen con una especie de marcas de láser para saber si se ponen en la posición correcta. Pueden ser números que, si se coloca en el dedo y se mira desde el lateral, se pueden leer fácilmente desde la izquierda a la derecha.

¿Qué ocurre si al mirar los números están del revés? Eso significa que, efectivamente, la lentilla se está colocando de manera incorrecta. Por eso es importante considerar este otro truco para conocer el lado bueno y el lado malo.

Si bien es cierto, que las personas que no ven bien de cerca pueden tener problemas para identificar estos trucos. Pero es algo que puedes aprender a hacer mientras utilizas unas gafas, porque una vez lo tengas claro, a partir de ahí pondrás siempre bien las lentillas y a la primera.

¿Es malo colocar las lentillas del revés?

Lo cierto, es que puede resultar incómodo. Puede que veas igual por la lentilla y lo cierto es que ni dañará el ojo ni tampoco la propia lentilla, pero puede resultar incómodo, haciendo que tengas que cambiarla.

De hecho, esa incomodidad al poner la lentilla, es lo que puede hacer que te des cuenta que efectivamente está del revés. Por lo que, cuando te pase eso, limpia las manos y quita las lentillas. Luego, utiliza un líquido adecuado para hidratarlas antes de volver a colocarlas, y asegúrate de que estén en la posición correcta.

En el caso de las lentillas diarias, recuerda no tirar el bote hasta asegurarte de que las has puesto correctamente. No obstante, si la colocas mal y necesitas más líquido para hidratarlas bien, asegúrate de tener a mano líquido de lentillas y un botecito, para poder colocarlas y mantenerlas limpias.

Recuerda que limpiarla es fundamental para evitar que entre suciedad en la córnea y cause irritación. Por eso es importante seguir estos consejos. Y ojo, no solo para las propias lentillas, sino también para las manos, que las debes limpiar bien con jabón, aclarar y secar antes de manipular la lente.

Aprende estos trucos y ahorra tiempo al colocar tus lentillas

Puede que nunca antes hayas oído hablar de estos trucos, pero lo cierto es que, si los aprendes y los dominas, ahorrarás un tiempo valioso cada día al poner lentillas. También gastarás menos, dado que así tienes menos probabilidad de que se rompa o se te caiga a costa de ponerla mal.

Por ello, si eres usuario de lentillas te recomendamos que dediques al menos un rato a probar estos trucos. Asimismo, comprar unas buenas lentillas siempre viene bien, porque se nota la diferencia al tacto y en el ojo.

¿Te ha quedado alguna duda? ¿Sabes identificar ahora si la lentilla está del revés o del derecho? Recuerda probar estos tips para no volver a poner mal una lentilla nunca más. ¡Notarás la diferencia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protección de Datos

De conformidad con las normativas de protección de datos le facilitamos la siguiente información del tratamiento:

  • Responsable: VIBELENS OPTICA SL.
  • Finalidad y legitimación: La tramitación y envío del pedido solicitado. Para la ejecución de un contrato o precontrato (RGPD, art. 6.1.b). Facilitar a los interesados ofertas de productos de su interés, promociones y servicios. Por consentimiento del interesado (RGPD, art. 6.1.a).
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.